ZONA GEOGRÁFICA DEL VINO D.O. RIBEIRA SACRA

A partir de 1990, se comenzó a promocionar la zona hasta alcanzar la categoría de D.O., conseguida finalmente en 1997.

La Ribeira Sacra comprende parroquias y lugares de 17 municipios situados a lo largo de las riberas del Miño y del Sil, en el sur de la provincia de Lugo y norte de la de Ourense. Los viñedos se sitúan en un área en forma de S que a su vez se divide en cinco subzonas. Cada una de ellas posee un microclima diferente, pero los suelos suelen ser todos aluviales sobre una base de pizarra. Otra característica común es la elevada acidez, excepto en las pequeñas áreas no vinícolas del Valle del Cabe, debido a los arrastres del río.

Yendo de norte a sur y luego hacia el este, se encuentran la subzona de Chantada; Amandi, en Monforte de Lemos; Ribeiras do Miño, el área más amplia, situada en los alrededores del Miño meridional; Ribeiras do Sil-Ourense al este, y todavía más al este, Quiroga-Bibei. En Chantada y en las zonas de Ribeiras do Miño y Ribeiras do Sil, los suelos son semejantes a los de origen granítico que dominan en toda Galicia occidental, mientras que en Amandi y el resto de la Ribera do Sil responden a la tipología de la Galicia oriental.


CLIMA DEL VINO D.O. RIBEIRA SACRA

El clima de la Ribeira Sacra es más continental que atlántico, con largos y calurosos veranos y otoños templados. Sin embargo, las precipitaciones son elevadas (800 mm) y ayudan a conservar el característico paisaje verde de Galicia.

Las subzonas del Miño disfrutan de unas precipitaciones más altas que las del valle del Sil: 900 mm frente a 700 mm. La primeras poseen unas características intermedias entre la región atlántica de transición y la interior, con una temperatura media de 13,9º C. En cuanto al valle del Sil, la temperatura media es de 13,2º C y participa de las características climáticas de la región interior. Los vientos llegan a soplar fuerte en la zona, ayudados por la forma de los valles.


EL VINO D.O. RIBEIRA SACRA

Hoy día, la inversión en equipos de acero inoxidable y el esfuerzo de algunos bodegueros está dando lugar a excelentes vinos blancos, así como a aromáticos tintos que ya dieron fama a esta zona hace muchos años. Sin embargo, incluso después de la consolidación de las cooperativas, la elaboración del vino continua realizándose de forma extraordinariamente artesanal, lo que viene a ser un fiel reflejo de los minifundios existentes, de sus bodegas familiares y de los tradicionales métodos ecológicos de cultivo que todavía siguen empleándose.


UVA DEL VINO D.O. RIBEIRA SACRA

Las uvas autóctonas son las predominantes en la denominación. Las más importantes son Godello, Albariño y Treixadura para la elaboración de vinos blancos y Mencía, Brancellao y Merenzao para los tintos.

Los viñedos se ubican en terrazas situadas en los valles y barrancos de los ríos y se caracterizan por producir bajas cosechas de uvas dotadas de sabores muy concentrados. Las terrazas, conocidas como bancales, son muy pequeñas y casi imposibles de mecanizar. Para vendimiar se suele acceder a través de senderos y, a veces, incluso por el propio río. Pese a todo, en los lugares donde la tierra se nivela a ambos lados del valle es mucho más fácil de trabajar.

La vendimia comienza generalmente a mediados de septiembre. La elaboración del vino continúa realizándose de forma tradicional debido a la plantación a pequeña escala y a la carencia del capital necesario para la modernización de las bodegas. Sin embargo, los caldos de calidad superior destinados a la exportación están comenzando a surgir merced a los equipos de acero inoxidable que han sido instalados en pequeñas cooperativas y en algunas bodegas privadas, que están realizando un gran esfuerzo inversor.


Fuente: www.vinetur.com